¿Cómo reciclar la batería dañada del Ups?

lunes, julio 23, 2012 Leyla Ayarait Sanchez 1 Comments



Les traigo una idea para reciclar las baterías de los Ups de las computadoras, que es simple fácil y rápido. Ya le he cambiado dos veces la batería del Ups a mi computadora, la primera la guardé pero con la segunda no sabía que hacer. La mantuve de aquí para allá varios días hasta que a mi mamá se le ocurrió la ingeniosa idea de convertirla en una tranca para puertas. En solo tres pasos pueden colaborar con el medio ambiente y así evitar desecharlas a la basura, es tan simple que no tomará ni tres minutos. Además son materiales que están al alcance de la mano.

Lo primero es cortar un papel celofán decorado, de esos que han quedado de algún regalo, poner la batería en el centro y amarrar con una cinta de cualquier color, seguramente tendrán alguna por ahí, que les haya sobrado de alguna manualidad o de algún trabajo escolar de sus hijos. Luego cortan un trozo de cartón, lo cortan a la medida de la base de la batería y lo pegan sobre el papel después de haberla envuelto, así evitarán que el roce con el piso rompa el papel y se dañe el envoltorio.

También pueden envolverla de la forma que más les guste, lo importante es el fin. ¡A poner en práctica su imaginación!

Cuatro razones para no desechar las baterías y cualquier otro tipo de pila a la basura.
  • Las pilas contienen elementos químicos tóxicos de hecho, el 30 por ciento de su contenido son materiales que causan daños a la salud y el medio ambiente.
  • Con el paso de tiempo y por descomposición, sus elementos se oxidan y derraman diferentes tóxicos en el suelo, agua y aire. Lo mismo sucede cuando se quema en basureros o se incinera.
  • Entre los componentes de las pilas y baterías encontramos mercurio, plomo, cadmio, manganeso, litio, zinc y níquel.

  • Efectos sobre la salud:
    -Mercurio: afecta al sistema nervioso central, cardiovascular y pulmonar/respiratorio. Daños en riñón y la vista. Teratogénico.

    -Plomo: produce daños en riñón y cerebro; efectos sobre el sistema nervioso central y reproductivo; desórdenes en las células de la sangre. Teratogénico.

    -Cadmio: probable cancerígeno y teratogénico. Embriotóxico. Efectos sobre el sistema nervioso central, sistema reproductivo y respiratorio/pulmones. Daños en riñón.

    -Níquel: probable cancerígeno y teratogénico. Efectos sobre el sistema pulmonar/respiratorio; alergias; irritaciones en ojos y piel; daños en el hígado y riñón.

    -Litio: provoca fallas respiratorias; depresión del miocardio, edema pulmonar y estupor profundo. Se ha detectado su alta toxicidad cuando ha sido suministrado erróneamente o usado en casos de suicidio. Afecciones al sistema nervioso, puede causar anorexia, nauseas, movimientos musculares involuntarios, apatía, confusión mental, visión borrosa, temblores, estado de coma y muerte.

    -Manganeso: la exposición a niveles de manganeso muy altos por largo tiempo ocasiona perturbaciones mentales y emocionales, y provoca movimientos lentos y faltos de coordinación: esta combinación de síntomas constituyen la enfermedad llamada manganismo. El consumo de agua potable con altas concentraciones de manganeso puede limitar el desarrollo intelectual de los niños en edad de crecimiento.

    -Zinc: Por otro lado, no se podría considerar el zinc un tóxico, ya que forma parte de los elementos de que está constituido el organismo humano; sin embargo el ingreso de altas dosis de este elemento podría afectar la salud y la productividad de los suelos, en caso de que una mala disposición de estos residuos posibilitara tal evento.

    Fuente: www.greenpeace.org/ar


1 comentarios:

No dejes de comentar

El último sueño

domingo, julio 22, 2012 Leyla Ayarait Sanchez 0 Comments

Aquella noche todo estaba planeado, pero lo que ella no sabía era que su plan no era el predestinado. Eran las 8:30 p.m. de un viernes muy anhelado, su maquillaje era perfecto; ojos bien delineados que enmarcaban su mirada tal y como a él le gustaba, labios rosa fuerte con destellos dorados que hacían brillar sus labios, era el labial favorito de ella, permanecía intacto hasta el final de la noche aunque sus besos no dejaran de saborearlo.

Entonces sonó el teléfono, la presentación había sido cancelada, el torrencial aguacero provocó derrumbes en varias vías de la zona y los músicos no podrían llegar. Matt no podría verla cantar esa noche, ni deleitarse con su exquisita voz, esperaba escuchar esa canción desde hacía meses, conocía su letra pero no su melodía y eso era algo que necesitaba su alma, sentir la música.


Pero Ana estaba decidida a cantarle esa noche, él había venido desde muy lejos para verla cantar, ya no podrá hacerlo en el teatro, pero eso no impediría hipnotizarlo con su grandiosa voz. Así que decide ir al Club Karaoke del centro.

Enseguida se escucha la bocina de su carro frente a su puerta principal, su corazón palpita tan rápido que su respiración se acelera como si fuera el último suspiro de amor, de inmediato toma sus cosas, gira la vista por última vez para asegurarse de estar perfecta y sale deprisa.

Wow! -Soy el hombre más afortunado de la tierra- piensa Matt. La admira mientras ella se acerca y le planta uno de sus besos largos y cálidos, uno de esos que solo él sabe dar; han pasado dos semanas desde la última vez que se vieron, un suspiro seguido de un tierno abrazo sella el reencuentro, entonces suben al carro y Ana sonríe con resignación, Matt nota algo en su mirada y le cuenta que la presentación ha sido cancelada.

Matt no puede ocultar su desilusión, anhelaba tanto verla cantar esa noche en el teatro, pero lo que más le entristecía era no poder escuchar esa canción especial, escrita solo para él.

Antes de ir al club deciden ir a cenar, entonces se desvían un poco al nuevo restaurante italiano de la esquina. Es uno de los más deliciosos aromas que Ana haya olido jamás, salsas, espagueti, pizzas, es toda una delicia para ella, siempre le ha encantando la pizza pero nunca ha probado el espagueti de manos de un italiano y era algo que siempre quiso hacer. Paolo preparaba el mejor de todos, bueno, eso era lo que había escuchado. Matt estaba fascinado de verla comer, ella estaba feliz deleitándose con la suculenta cena, al final los rumores terminaron siendo ciertos, era el mejor de todos.

Dos semanas sin verla era toda una eternidad para él. Cómo decirle que ya no estaría tan lejos de ella?, que lo trasladarían a la misma ciudad. Quería esperar el mejor momento al final de la noche, así que se contuvo  y calló.

Luego de esa exquisita cena, Ana se apresura en salir del restaurante, Matt le abre la puerta y lo primero que ella ve al mirar afuera es una estrella fugaz atravesando el cielo sobre los edificios, sonríe y pide un deseo. No es más que querer estar siempre a su lado, lo que Ana no sabe es que al final de la noche su deseo se hará realidad.

Al entrar al club se oye al fondo la algarabía de la gente intentando seguir la canción del karaoke, ...y ahí juntitos los dos, cerquita de Dios, será lo que soñamos... se escuchaba con mucho sentimiento, quizás quienes cantaban deseaban estar juntos por el resto de sus días. Suena familiar ¿no? Obviamente no pasó desapercibida y ocupan la primera mesa cerca a la pantalla.

Unos minutos después Ana atraviesa el lugar para pedirles a los músicos que se encontraban al otro lado del club, que la acompañen con esa canción especial para cantarle a Matt. Para sorpresa de ella el guitarrista era un gran amigo suyo de la infancia, alguien con quien cantaba en sus ratos libres entre clases, pero perdieron contacto luego de la secundaria. Le da la partitura y mientras recuerdan cosas del pasado y sonríen. Matt la admira desde la distancia y se queda inmóvil viendo tan exuberante belleza. Se ve tan bella sonriendo -piensa-. Es una imagen llena de luz y encanto, su sonrisa lo llena de paz y alegría, ese momento quedará inmortalizado en su memoria por siempre.

Empiezan a encender las luces y acomodar los instrumentos mientras Ana regresa al karaoke en busca de Matt, no hay tiempo que perder ambos están muy entusiasmados por la canción, en el camino le cuenta de su amigo el guitarrista y de como pasaban horas componiendo y cantando en la escuela.

Ana sube con los músicos, ya todo está listo. Matt se sitúa justo frente a ellos en la primera mesa, la gente va ocupando las mesas y en unos minutos el lugar se llena, se escuchó el rumor de que Ana debutaría la canción que no pudo cantar en la presentación del teatro. Bajan las luces y una brillante lámpara se posa sobre ella, la audiencia queda en silencio todos están a la expectativa.

Matt no puede creerlo por fin está escuchándola, las letras y frases de aquella canción escrita para él que releía una y otra vez cada noche en su habitación,  por fin tenían melodía. Es mágica, siente como el sonido de su voz entra por sus oídos y atraviesa todo su cuerpo, su corazón se vuelve pequeñito pero la emoción lo hace crecer hasta suspirar mientras sonríe, sus ojos y los de Ana se encuentran en un instante conectados por aquellas notas, miles de recuerdos pasan por sus mentes enlazando una a una las frases con sus vidas desde que se conocieron.

La gente del club está perpleja, todos se levantan de sus sillas aplaudiendo, realmente la canción llenó sus expectativas, es incluso más sublime y poética que sus anteriores composiciones. 

Matt la toma de la mano mientras Ana baja por las escaleras, ambos sonríen y se conectan en un beso tan sutil y sublime como la misma melodía. -Creo que es el momento perfecto, piensa Matt, pero alguien inesperado llega desde atrás y toca su hombro, interrumpiendo su intento por darle la gran noticia, era el guitarrista, quería invitarles unos tragos y actualizarse un poco de lo que han sido sus vidas después de la secundaria.

Pasan  un par de horas y Matt y Ana deciden que es momento de irse, pero no sin antes agradecer a la banda por su acompañamiento, al fin de cuentas de no haber sido por ellos Matt nunca hubiese podido escuchar la canción de la propia voz de su amada. Se despiden de todos y entre prisas y abrazos salen del lugar.

Ingresan al auto, se miran directamente a los ojos y en una pausa silenciosa ambos piensan como dar al otro la gran noticia. Matt rompe el silencio y con su rostro iluminado da a Ana la gran noticia, ya no estarían más separados por la distancia, su empresa decidió trasladarlo a la ciudad luego de las incesantes peticiones de Matt durante todo el año. Nada podría mejorar ese momento, Ana estaba absorta sus vidas darían un vuelco total, no solo estarían juntos sino que ahora serían una familia, pues Ana también tenía una confesión que hacer.

Le confiesa a Matt que está embaraza, ninguno pudo contener las lágrimas de emoción, se abrazan fuertemente y una luz grande y brillante los ilumina, como si fuese un momento divino de paz, abren los ojos y giran su mirada hacia el vidrio frontal del auto, una luz encegueció su mirada por un segundo y luego todo se oscureció.

En la sala de espera:
-Parece que iba ebrio y se pasó el alto, quizás ni siquiera lo vieron venir, la gente dice que pasó muy rápido, la embestida los sacó a veinte metros de donde estaban.
- No alcanzó a frenar a tiempo, solo bastó con dormirse tres segundos al volante para recorrer 30 metros de la vía.
-Si, es una desgracia sobre todo por lo feliz que estaba, por la noticia que le iba a dar.

¿Por lo feliz que estaba?, ¡No!
- Matt abre los ojos, estoy aquí, estoy bien -dice Ana. -¿Cómo estás, cómo te sientes?.
- Creí que hablaban de ti allá afuera, creí que los había perdido a ti y a nuestro bebé -responde Matt.
- Tranquilo estaré junto a ti toda la noche, solo duerme y descansa, todo estará bien yo te cuidaré siempre.

A la mañana siguiente.
- ¿Ana?
- ¡Despertaste! Gracias a Dios, estuve muy angustiada no soportaría perderte a ti también hijo. Llamaré al doctor.
- Mamá, ¿por qué perderme a mi también, ¿a dónde se fue Ana? dijo que estaría aquí conmigo toda la noche.
- Lo siento mucho hijo, eso no es posible seguro fue un sueño. Fue instantáneo.

0 comentarios:

No dejes de comentar